Qué implica un aval solidario

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
aval solidario

Tabla de contenidos

Cuando buscas alquilar un piso, obtener un préstamo o una hipoteca, es posible que te encuentres con un término  que puede tener gran impacto en tu situación financiera: aval solidario. Esto es muy común para asegurar al prestamista con mayor seguridad, que recuperará su dinero. 


Lo que implica un aval solidario es un compromiso financiero en el que una persona se compromete a respaldar y a asumir la responsabilidad de una deuda o de un préstamo en caso de incumplimiento por parte de la persona titular. De esta manera, el avalista deberá pagar la deuda en su totalidad. 


En este artículo te contaremos en detalle qué implica un aval solidario y todo lo que necesitas saber para entender esta figura, sus derechos y responsabilidades. Especialmente si estás pensando en convertirte en uno, te interesa la siguiente información que desde Proddigia te proporcionamos. 



¿Qué es un avalista solidario?

En términos sencillos, un avalista solidario es una persona o entidad que se compromete a asumir la responsabilidad financiera de otra persona, conocida como el deudor principal, en caso de que este último no pueda cumplir con sus obligaciones de pago. En esencia, el avalista solidario se convierte en un co-deudor y comparte la carga de la deuda con el deudor principal.


Este tipo de aval suele ser requerido por las entidades financieras y prestamistas como una medida de seguridad adicional, especialmente cuando el deudor principal no posee un historial crediticio sólido o carece de garantías suficientes para respaldar la deuda solicitada.


Es fundamental comprender que convertirse en un avalista solidario conlleva un riesgo significativo, ya que te comprometes a pagar la deuda en su totalidad si el deudor principal no puede hacerlo. Esto puede tener consecuencias financieras graves para ti si no se gestionan adecuadamente. Por eso es esencial sopesar cuidadosamente los riesgos antes de tomar la decisión de convertirte en avalista solidario ya que tu situación financiera y crediticia están en juego. Algunas cuestiones a tener en cuenta son:


1. Responsabilidad financiera total. El prestamista puede exigir el pago total si el deudor no cumple con sus obligaciones, lo que puede resultar en graves consecuencias económicas.


2. Impacto en tu historial crediticio. Si el deudor principal no paga la deuda y el prestamista busca tu pago como avalista, esto puede afectar negativamente tu historial crediticio. Puedes recibir notificaciones de incumplimiento del préstamo o enfrentar embargos.


3. Falta de comunicación del deudor principal. Existe el riesgo de que el deudor principal no te informe si cumple o no con sus obligaciones, lo que puede llevarte a situaciones de impago sorpresa. Por esta razón, es crucial que confíes en la persona a la que avalas y mantengan una comunicación constante.


A pesar de los riesgos involucrados como avalista solidario, también tienes una serie de derechos importantes que debes conocer. Estos derechos están diseñados para protegerte y garantizar que tengas información completa y la capacidad de tomar decisiones informadas en tu papel como avalista solidario:


1. Derecho a la información. La entidad financiera que otorga el préstamo está obligada a proporcionar información clara y completa sobre los términos y condiciones del préstamo, así como los riesgos y responsabilidades asociados con ser avalista solidario.


2. Derecho a retirarte. Tienes el derecho de retirarte como avalista solidario en cualquier momento. Esto implica notificar por escrito al banco y proporcionar la documentación requerida para respaldar tu decisión.


3. Derecho a ser compensado. Si la entidad financiera busca que pagues como avalista solidario, tienes el derecho a ser compensado por el deudor principal.

 

Funcionamiento de un aval solidario

Cuando una persona solicita financiamiento, el prestamista puede requerir que esta persona proporcione avales solidarios para asegurarse de que la deuda se pagará incluso en situaciones de incumplimiento por parte del solicitante.

 

El proceso de convertirse en un avalista solidario generalmente involucra la presentación de tu documentación personal y financiera para su revisión. Si tu perfil es aceptado, se te solicitará que firmes un documento formal en el que te comprometes a pagar la deuda en nombre del deudor principal si este último no puede cumplir con sus obligaciones.

 

 

Cómo dejar de ser avalista solidario

Es importante recordar que, una vez que te conviertes en avalista solidario, asumes la responsabilidad total de la deuda. Salir de la posición de avalista solidario no es una tarea sencilla, pero es posible bajo ciertas circunstancias. Antes de retirar tu aval, debes asegurarte de que el deudor principal sea capaz de continuar pagando el préstamo para evitar problemas financieros.

 

Para dejar de ser avalista solidario, debes seguir algunos pasos específicos:

1. Notificar al banco o entidad. Debes comunicar por escrito al banco o entidad financiera que deseas retirar tu aval como avalista solidario. Esta notificación debe incluir toda la documentación requerida por la entidad.

 

2. Posible sustituto o garantía adicional. El banco puede requerir que proporciones un sustituto o una garantía adicional para reemplazar tu aval. Esto garantiza que la entidad continúe teniendo la seguridad necesaria para el préstamo.

 

3. Rescisión del contrato. En algunos casos, la entidad financiera puede requerir la rescisión del contrato original y la firma de uno nuevo sin tu aval.

 

 

Cuestiones a tener en cuenta

En lo referente a temas de préstamos y avales, pueden existir algunas dudas entre diversos términos parecidos. Conviene distinguir algunos de ellos para no incurrir en un error a la hora de comprometerse formalmente: 

 

1. La primera cuestión hace referencia a la diferencia entre aval y aval solidario. El aval, es una garantía financiera proporcionada a una entidad en caso de incumplimiento por parte del deudor principal. El aval generalmente se compromete a pagar una parte o la totalidad de la deuda, pero su responsabilidad financiera está limitada, por lo general, al importe del préstamo o una parte de este. En cambio, un aval solidario se compromete a pagar la totalidad de la deuda en caso de incumplimiento del deudor principal.

 

2. En segundo lugar, está la diferencia entre aval solidario y obligado solidario. En el caso del aval solidario, como ya hemos explicado, tiene la obligación de pagar la deuda total si alguno de los titulares no cumple con sus pagos. En cambio, en el obligado solidario, cada titular es responsable de pagar su parte de la deuda sin necesidad de cubrir la totalidad si los demás no pagan. 

 

3. Por último, la diferencia entre avalista solidario y fiador solidario radica en el nivel de involucramiento en el préstamo. El avalista solidario no tiene un vínculo directo con el préstamo ni supervisa cómo se utiliza el dinero prestado. En cambio, un fiador solidario, que también se compromete a pagar la totalidad del préstamo en caso de incumplimiento,  está obligado a asegurarse de que el dinero se utilice para el propósito previsto. 

 

Ana Vila

Ana Vila

¿Sabes cuánto vale tu vivienda en Barcelona y Sant Cugat?

Descubre el valor real de tu inmueble con nuestra valoración online, gratuita y en 2 minutos. 

¿Quieres saber cuánto vale tu vivienda en Barcelona y Sant Cugat?

Descúbrelo gratis en solo 3 pasos. 

¡Me interesa!

Quiero leer el Market Report de Barcelona al completo.

¡Me interesa!

Quiero leer el Market Report de Sant Cugat al completo.

¡Me interesa!

Quiero estar al día de las últimas tendencias

del sector inmobiliario