¿Qué gastos tengo al comprar una vivienda de segunda mano?

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
gastos al comprar una vivienda de segunda mano

Tabla de contenidos

Comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes que una persona puede tomar en su vida. Y, aunque es una inversión muy valiosa, es importante tener en cuenta los gastos al comprar una vivienda de segunda mano


Es muy común que muchas personas que se enfrentan a un proceso de compra-venta de una vivienda de segunda mano no sepan exactamente qué gastos deben afrontar. Esto se debe a que, en ocasiones, los trámites y procedimientos pueden resultar complejos y desconocidos para el comprador o el vendedor, especialmente si no tienen experiencia previa en este tipo de operaciones.


Por esta razón, es importante que, antes de iniciar el proceso de compra-venta, se realice una investigación detallada sobre todos los gastos y trámites que se deben afrontar. En este sentido, es recomendable contar con la ayuda de un asesor inmobiliario, un gestor o un abogado especializado en derecho inmobiliario, quienes pueden orientar al comprador o al vendedor en todo el proceso y proporcionar información acerca de los gastos y trámites que se deben afrontar.



Gastos al comprar una vivienda de segunda mano: Gastos notariales

Los gastos notariales son uno de los costes más importantes asociados a la compra de una vivienda de segunda mano. Este gasto corresponde a los honorarios del notario que se encarga de formalizar la escritura de compra-venta.


El notario es una figura fundamental en el proceso de compra-venta, ya que es el encargado de revisar todos los documentos y garantizar que la operación se realiza de manera legal y transparente. Además, es el notario quien se encarga de inscribir la propiedad en el registro de la propiedad, lo que es necesario para que el nuevo propietario pueda demostrar que es dueño de la vivienda.


En cuanto a los costos notariales, estos suelen ser fijos, aunque pueden variar dependiendo del valor de la propiedad. Por lo general, los honorarios del notario suelen oscilar entre el 0,1% y el 1% del valor de la vivienda, aunque esto puede variar según la comunidad autónoma en la que se encuentre la propiedad.


Es importante tener en cuenta que los gastos notariales no son negociables, ya que están regulados por ley. Sin embargo, es posible ahorrar en otros aspectos del proceso de compra-venta, como los gastos de gestoría o los gastos de hipoteca, por lo que es recomendable informarse bien de todos los costes asociados antes de tomar una decisión.



Gastos al comprar una vivienda de segunda mano: Gastos de gestoría

Además de los gastos notariales, otro de los costos asociados a la compra de una vivienda de segunda mano son los gastos de gestoría. Estos gastos corresponden a los honorarios de la gestoría o el asesor que se encarga de tramitar todos los documentos necesarios para la compra-venta.


La gestoría puede ayudar en muchos aspectos del proceso de compra-venta, desde la obtención del certificado de eficiencia energética hasta la gestión de la hipoteca. Además, también puede ayudar a los compradores extranjeros con la obtención de los permisos necesarios para comprar una propiedad en España.


Los gastos de gestoría no son obligatorios, pero pueden ser muy útiles para agilizar el proceso de compra-venta y asegurarse de que todo se realiza de manera legal y transparente. Por lo general, los honorarios de la gestoría suelen oscilar entre los 300 y los 600 euros, aunque esto puede variar dependiendo de la complejidad de la operación.


Es importante tener en cuenta que, aunque los gastos de gestoría no son obligatorios, pueden resultar muy útiles para aquellos que no estén familiarizados con el proceso de compra-venta o que necesiten ayuda con la gestión de los documentos necesarios. Además, contratar una gestoría también puede resultar útil para aquellos que quieran ahorrar tiempo y evitar problemas legales en el futuro.



Registro de la propiedad

Otro de los gastos asociados a la compra de una vivienda de segunda mano es el registro de la propiedad. Este trámite es necesario para inscribir la propiedad a nombre del nuevo propietario y garantizar que éste es el dueño legítimo de la vivienda.


El registro de la propiedad se realiza en la oficina del registro correspondiente al lugar donde se encuentra la propiedad y sus costos pueden variar según la comunidad autónoma en la que se encuentre. Por lo general, los costos de registro suelen oscilar entre el 0,2% y el 2% del valor de la propiedad, aunque también dependen de otros factores como la antigüedad y el tipo de propiedad.


Es importante tener en cuenta que, aunque el registro de la propiedad no es obligatorio por ley, es altamente recomendable realizarlo para proteger los derechos del nuevo propietario. Además, sin el registro de la propiedad, el nuevo propietario no podrá demostrar que es dueño de la vivienda y esto podría generar problemas legales en el futuro.


Por otro lado, el registro de la propiedad también es útil para garantizar la seguridad jurídica de la operación, ya que permite conocer el historial de la propiedad y asegurarse de que no existen cargas o gravámenes sobre ella. En caso de que existan deudas o cargas sobre la propiedad, éstas deberán ser pagadas por el vendedor antes de realizar la venta.



Gastos al comprar una vivienda de segunda mano: Gastos de hipoteca

Otro de los gastos asociados a la compra de una vivienda de segunda mano son los gastos de hipoteca, en caso de que se requiera financiamiento para la compra de la propiedad. Estos gastos corresponden a los costos administrativos y de gestión que se generan al solicitar una hipoteca.


Entre los gastos de hipoteca más comunes se encuentran los de tasación, comisión de apertura, de gestión y en el caso de algunas comunidades autónomas como Cataluña, se deben pagar impuestos sobre las hipotecas.


Además de los gastos mencionados anteriormente, es importante tener en cuenta que la compra de una vivienda de segunda mano también implica el pago de una serie de impuestos. Estos impuestos pueden variar según la comunidad autónoma en la que se encuentre la propiedad y la naturaleza de la transacción.


Entre los impuestos más comunes asociados a la compra de una vivienda de segunda mano se encuentran los siguientes:



Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP)

El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) es uno de los impuestos más comunes que se deben pagar al comprar una vivienda de segunda mano. Este impuesto es un porcentaje del valor de la vivienda y se paga al gobierno regional en el que se encuentra la propiedad.


El porcentaje del ITP varía según la comunidad autónoma en la que se encuentre la propiedad y puede oscilar entre el 4% y el 10% del valor de la propiedad. En algunas comunidades autónomas, como por ejemplo en Cataluña, se han establecido bonificaciones en la cuota del impuesto para determinados casos, como para la compra de viviendas de protección oficial o para familias numerosas.


Además del ITP, en algunas comunidades autónomas también se debe pagar un impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) al formalizar la escritura de compraventa ante notario. El AJD es un impuesto que grava los documentos notariales y puede oscilar entre el 0,5% y el 1,5% del valor de la propiedad.


Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) 

 Otro impuesto que puede ser necesario pagar al comprar una vivienda de segunda mano es el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), también conocido como “impuesto de plusvalía”. Este impuesto es una tasa municipal que se aplica en el momento de la transmisión de la propiedad y grava el incremento de valor que ha experimentado el terreno sobre el que se asienta la vivienda desde la última transmisión.


El IIVTNU es un impuesto que se aplica en la mayoría de los municipios y su cuantía depende del valor catastral del terreno y del tiempo que haya pasado desde la última transmisión de la propiedad. A diferencia del ITP, que se paga en el momento de la compra, el IIVTNU se paga en el momento de la transmisión y es competencia de los ayuntamientos.


Es importante tener en cuenta que la forma en que se calcula este impuesto ha sido objeto de controversia en los últimos años, y que en algunos casos se ha considerado que su cálculo es desproporcionado. Por esta razón, algunos tribunales han declarado la nulidad del impuesto en determinados casos y se han establecido mecanismos para reclamar su devolución.

Ana Vila

Ana Vila

¿Sabes cuánto vale tu vivienda en Barcelona y Sant Cugat?

Descubre el valor real de tu inmueble con nuestra valoración online, gratuita y en 2 minutos. 

¿Quieres saber cuánto vale tu vivienda en Barcelona y Sant Cugat?

Descúbrelo gratis en solo 3 pasos. 

¡Me interesa!

Quiero leer el Market Report de Barcelona al completo.

¡Me interesa!

Quiero leer el Market Report de Sant Cugat al completo.

¡Me interesa!

Quiero estar al día de las últimas tendencias

del sector inmobiliario