Todas las respuestas sobre el alquiler de renta antigua

Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on twitter
Share on facebook
Alquiler de renta antigua

Tabla de contenidos



¿Sabes lo que es un contrato de alquiler de renta antigua de vivienda? Seguro que has escuchado hablar de este tipo de contratos, pero ¿sabes cómo se extinguen o qué derechos tiene el inquilino? Te damos todas las respuestas a tus dudas en este artículo.



¿Qué es un contrato de alquiler de renta antigua?


Los contratos de alquiler renta antigua son aquellos contratos de arrendamiento firmados entre los años 1950 y 1985 que daban la posibilidad al inquilino de un alquiler vitalicio que, además, se podía heredar. Esto se debía a que la ley de arrendamientos urbanos de aquella época era muy proteccionista con los inquilinos. En aquel momento se vivía una situación muy diferente a la actual y existían unas circunstancias sociales, políticas y económicas bastante complejas. Con la regulación de la LAU de 1964 los contratos de arrendamiento eran indefinidos y las posibilidades de incrementar la renta eran prácticamente nulas.


Los contratos de renta antigua están regulados en las disposiciones transitorias de la actual ley de arrendamientos urbanos. En concreto, a los contratos de arrendamiento de vivienda celebrados antes del 9 de mayo de 1985 (fecha en la que se aprobó el llamado decreto Boyer y se estableció que la duración de los contratos se podía pactar libremente por las partes) se les aplica la disposición transitoria segunda de la LAU.



Derechos de un inquilino con un contrato de alquiler de renta antigua


Para entender el funcionamiento de los contratos de renta antigua debemos analizar los derechos que tiene el inquilino en este tipo de contratos. Son los siguientes:


La renta está casi congelada. Una de las características más importantes de los contratos de renta antigua es que el precio que se estableció en el momento de la firma del contrato está congelado, por lo que los inquilinos siguen pagando una renta muy inferior a la de mercado. Sin embargo, a partir de la entrada en vigor de la ley de arrendamientos urbanos actual (1 de enero de 1995) sí se pudo aplicar el IPC, pero representa un porcentaje tan pequeño que la renta aumenta muy poco

El inquilino tiene derecho de adquisición preferente. El inquilino tiene derecho de tanteo y retracto en caso de venta de la vivienda arrendada, salvo en los casos de adjudicación de vivienda como consecuencia de la división de cosa común cuando los contratos de arrendamiento hayan sido otorgados con posterioridad a la constitución de la comunidad sobre la cosa, ni tampoco en los casos de división y adjudicación de cosa común, adquirida por herencia o legado.

Existe la posibilidad de que el cónyuge o los hijos se subroguen en el contrato. Desde la entrada en vigor de la actual LAU la subrogación en el contrato de alquiler solo puede tener lugar a favor del cónyuge del arrendatario no separado legalmente o de hecho, o en su defecto, de los hijos que convivan con él durante los dos años anteriores a su fallecimiento; en defecto de los anteriores, se podrán subrogar los ascendientes del arrendatario que estuviesen a su cargo y conviviesen con él con tres años, como mínimo, de antelación a la fecha de su fallecimiento.

El contrato se extingue en el momento en el que fallezca el subrogado, salvo que se trate de un hijo del arrendatario no afectado por una minusvalía igual o superior al 65%, en cuyo caso se extinguirá a los dos años o en la fecha en que el subrogado cumpla 25 años, si es posterior.

No obstante, si el subrogado es el cónyuge y en el momento del fallecimiento hubiese hijos del arrendatario que conviviesen con aquél, podrá haber otra subrogación. En este supuesto, el contrato se extinguirá a los dos años o cuando el hijo alcance los 25 años si esta fecha es posterior, o por su fallecimiento si tiene una minusvalía igual o superior al 65%.

En el caso en que fallezca la persona que se haya subrogado en el contrato antes de la entrada en vigor de la LAU, solo se podrá subrogar el cónyuge o los hijos del arrendatario, en las mismas condiciones que hemos comentado anteriormente. El contrato también se extinguirá en el momento del fallecimiento de subrogado salvo que fuera un hijo con una minusvalía igual o superior al 65%, en cuyo caso se extinguirá a los dos años o cuando el hijo alcance la edad de 25 años si esta fecha es posterior.


Para que quede claro hacemos un resumen de los tres supuestos:


– El inquilino inicial fallece después del 1 de enero de 1995: se pueden subrogar el cónyuge, los hijos o los ascendientes.

– Se ha producido una subrogación antes del 1 de enero de 1995: el contrato se extingue cuando fallece el subrogado, salvo que haya cónyuges o hijos que hayan convivido con el fallecido.

– Se han producido dos subrogaciones antes del 1 de enero de 1995: no se pueden producir más subrogaciones.



¿Qué duración tienen los contratos de alquiler de renta antigua?


Como consecuencia de lo que hemos detallado en el apartado anterior, los contratos de renta antigua durarán hasta el fallecimiento del inquilino que firmó el contrato o después de las posibles subrogaciones que regula la ley según cuando se haya producido la muerte del inquilino y las prórrogas que se hayan aplicado.



¿Se puede resolver un contrato de alquiler de renta antigua?


Los contratos de alquiler de renta antigua no son fáciles de resolver, pero existen una serie de casos en los que el arrendador puede hacerlo. Son los siguientes:


– En primer lugar, el arrendador puede probar que necesita la vivienda para utilizarla él mismo o para que la ocupe un familiar directo.

– En segundo lugar, si el inquilino deja de pagar las rentas del arrendamiento, se produce un incumplimiento contractual y, por lo tanto, el arrendador tendrá derecho a resolver el contrato y a iniciar un procedimiento de desahucio por falta de pago para lograr el desalojo de la vivienda y el pago de las rentas.

– Por otra parte, puede ocurrir que el inquilino subarriende la vivienda a una tercera persona para obtener un provecho económico. En este caso, también estaría incumpliendo el contrato lo que daría derecho al arrendador a resolver dicho contrato.

– Finalmente, si el inquilino no habita la vivienda de renta antigua durante el mes son seis meses al año y no puede justificar su ausencia, el arrendador también tendrá derecho a resolver el contrato de alquiler de renta antigua.


En todos estos casos, puede ocurrir que el inquilino no desaloje voluntariamente la vivienda y no quiera firmar la resolución del contrato, por lo que el arrendador deberá iniciar un procedimiento judicial y probar que se ha producido alguna de las circunstancias que hemos detallado en los apartados anteriores.


En cualquier caso, se puede intentar negociar con el inquilino la resolución del contrato, pero no es tarea fácil puesto que se trata de contratos con rentas bastante bajas y es probable que el arrendatario se niegue a resolver el contrato.


Tal y como has visto, si tienes una vivienda alquilada con un contrato de renta antigua y quieres resolver del contrato o saber si existe la posibilidad de subrogación del cónyuge o hijo del inquilino, es fundamental que consultes con una asesoría inmobiliaria experta que analice el contrato, la normativa aplicable y te indique la mejor forma de proceder para lograr tu objetivo.





Proddigia

Proddigia

Conoce la evolución del mercado inmobiliario

Barcelona Market Report
Sant Cugat Market Report
¿Quieres estar al día de las últimas tendencias del sector inmobiliario?
Te puede interesar...
Consulta
Síguenos en
¿Sabes cuánto vale tu vivienda en Barcelona y Sant Cugat?

Descubre el valor real de tu inmueble con nuestra valoración online, gratuita y en 2 minutos. 

¿Quieres saber cuánto vale tu vivienda en Barcelona y Sant Cugat?

Descúbrelo gratis en solo 3 pasos. 

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y hacer estadísticas de datos de uso. Acéptalas antes de seguir navegando para poder disfrutar de todos sus contenidos con plena funcionalidad. Si quieres más información o modificar su configuración, visita nuestra Política de Cookies.

Denegar - Política de cookies
¡Me interesa!

Quiero estar al día de las últimas tendencias

del sector inmobiliario